¿Cómo gestionar las expectativas de tus clientes si eres copywriter?

Listen to «¿Cómo gestionar las expectativas de tus clientes si eres copywriter?» on Spreaker.

Si hay algo que he aprendido de la experiencia de ser copywriter freelance es a adelantarme a los peores escenarios que se pueden presentar con mis clientes. 

Recuerdo que en mi primer año con mi proyecto (aún estaba trabajando y emprendiendo en ese entonces), tuve una primera clienta que me dejó muchos sinsabores pero más de una experiencia que le agradezco enormemente porque ha modificado la manera en la que gestiono hoy en día mi trabajo con clientes.

Con ella cometí muchos errores: 

  • No puse las reglas claras desde el principio.
  • No hice ningún contrato con nuestros límites y responsabilidades.
  • Puse un precio demasiado bajo.
  • No valoré mi trabajo en lo absoluto.
  • y no supe decir No.

Por menos de 200€ por un copy completo, terminé trabajando meses, porque lo aprobaba e inmediatamente a la semana hacía algún cambio en su web y yo tenía que reescribir. Al final, no me dejó ni un testimonio para poner en mi web.

Con esa experiencia me planteé si realmente yo estaba lista para vivir al 100% de mi negocio, pero llegué a la conclusión que sí, pero de otra manera.

Estas son mis recomendaciones para que aprendas a gestionar las expectativas de tus clientes si eres copywriter o redactor digital.

Suscríbete gratis a mi podcast en Spotify, Ivoox y Apple podcast, y no te pierdas ningún episodio semanal

Antes de aceptar un proyecto o enviar presupuesto por email, conoce a la persona

Para mí es muy importante la química que tenga con una persona, y aunque a veces las apariencias engañan y podemos terminar mal con alguien que parecía muy bien, digamos que la mayoría de las veces la intuición no falla. 

Yo suelo tener una videollamada de descubrimiento en donde la persona me cuenta un poco sobre su proyecto y yo le cuento cómo trabajo. Teniendo esta información, ahí sí envío un presupuesto personalizado.

Asegúrate de que la persona sepa y entienda bien qué tipo de servicio está contratando y qué tipo de profesional eres

Este punto parece lógico pero si lo pongo aquí es porque la vida me ha hecho añadirlo. 

En mi caso, yo soy copywriter emocional y brand storyteller y no me gusta el contenido enfocado en venta directa, técnico, súper formal ni muy corporativo.

 Lo mío es la escritura emocional y llevar a las ventas a través de esas emociones. Pero a veces hay clientes que llegan a nosotros sin saber muy bien cuáles son las diferencias entre un tipo de copy o otro.

En estos 3 años de marca personal he tenido dos experiencias con esto:

La primera era una clienta que estaba convencida que quería contenido emocional pero al entregarle el copy me dijo que eso no era lo que tenía en mente porque quería que fuera más emotivo. Pero aquí una aclaración, el copywriting emocional no es hacer una carta de amor en una página de venta, es añadir frases o palabras poderosas que funcionan como desencadenantes emocionales dentro de una estructura persuasiva, si no no sería un copy.

Y el segundo fue un cliente que también quería un contenido emotivo pero él tenía en mente un tipo de marketing más antiguo (estilo teletienda), y eso no es lo que hago yo.

Así que de ahora en adelante, me gusta aprovechar esa primera videollamada de descubrimiento para explicar qué es el copywriting emocional y qué pueden esperar y qué no en el resultado. 

No hacer promesas que no se pueden cumplir

En esa misma llamada de descubrimiento suelo decir dos cosas: un copy, o el contenido en general, no funciona en un par de días, es un trabajo conjunto entre el copywriter y el cliente.

Me gusta dejar claro que toda estrategia de contenido es a largo plazo porque normalmente un copy suele empezar a posicionar después de 6 meses (si tiene un buen trabajo en SEO, claro)

Por eso, prefiero no decir que si yo escribo van a vender un montón en el primer mes o que van a crecer su comunidad en poco tiempo. El contenido es una flor que tiene que ser regada para empezar a florecer. Y con esto me refiero a la importancia de darle visibilidad y trabajar la web una vez lanzada con una buena estrategia de blogging, por ejemplo.

Establecer pautas de trabajo

“Cuentas claras y chocolate espeso.”  Antes de empezar a trabajar y firmar contrato, me gusta establecer cómo trabajo y adelantarme a posibles miedos de mis clientes:

Les cuento cómo es mi proceso de trabajo.

Cuánto tiempo puedo demorar en hacer una entrega.

Envió un cuestionario con preguntas para conocer la marca + una llamada para resolver posibles dudas.

y siempre dejo claro que la primera entrega no es la definitiva. Si al cliente no le gusta una palabra o una frase, se puede cambiar. Mi objetivo es que a la persona se sienta cómoda y totalmente satisfecha con el resultado.

Así tu cliente sabrá muy bien qué esperar de ti.

Sin contrato no hay trabajo

Este punto es uno de los más importante. Nunca empieces a trabajar si no has firmado un contrato, a menos de que lo hagas con alguien al que le tienes mucha confianza.

En mi contrato, por ejemplo, yo dejo claro qué recibirá el cliente, a cuántas correcciones tiene derecho y cuánto tiempo tengo yo para responder, la fecha de entrega clara y el número de páginas que recibe. 

Toda la información está ahí. También está el qué pasaría si se incumple, si se pasa de la fecha, si alguna de las dos partes no cumple con su trabajo.

No te limites con entregar el trabajo, explícalo

Algo que a mí me funciona muy bien es enviar un vídeo explicativo cada vez que hago un copy o una estrategia de contenido. Es importante explicarle a nuestros clientes por qué usamos las palabras que usamos para que ellos entiendan y le vean el sentido. 

A veces los clientes tienen una idea en la cabeza y se enamoran de ella, pero cuando les explicas pueden ver el mapa más general y entender por qué, tú como profesional en el tema, tomaste la decisión. 

¿Qué más tips te pueden ayudar a gestionar las expectativas de tus clientes?

Escúchalos con atención para saber qué es lo que realmente quieren y cuáles son sus expectativas.

  • Sé claroy honesto desde el principio. Nuevamente: no prometas nada que no puedas cumplir por el hecho de vender.
  • Cumple con los que prometes entregar: número de páginas, fecha exacta de entrega, número de correcciones disponibles.
  • Haz que el cliente sea parte del proceso en todo momento.

Espero que te sirvan estos consejos a la hora de gestionar a tus propios clientes y puedas tener únicamente experiencias positivas.

El próximo Jueves tendremos la segunda parte de esta serie sobre “trabajar como copywriter o redactor digital.”

Descarga el audioebook con 10 ideas de contenido para aumentar tu lista de suscriptores y ganar lectores

Luisa Acelas te informa que los datos de carácter personal que proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Luisa Acelas como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: resolver dudas. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: Siteground. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@luisaacelas.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: luisabazi.com, así como consultar mi política de privacidad.

Comparte con tus amigos

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *